Home Burger – Buenas hamburguesas y muchas sorpresas

Barra de bar home burger

Por suerte para los amantes de la carne las hamburguesas están de moda. Pero no solo las que sirven en cadenas de comida rápida sino que cada vez encontramos más lugares donde comernos una buena hamburguesa elaborada con carne de calidad, buen punto de cocción y salsas de lo más variado. Así a bote pronto se me ocurren New York Burger, Burger Lobby o Goiko Grill. Pero… ¿quieres saber qué tal están las que sirven en Home Burger Bar?

Hacía tiempo que quería tachar este restaurante de mi lista de deseos así que hace unos días, que pasaba por Callao, no pude resistirme a sus encantos.

En su restaurante de la Calle Silva en Madrid disponen de un local amplio y con el espacio bien aprovechado pero muy cómodo. Es encomiable  que la carne de todas las hamburguesas es ecológica y las patatas fritas son caseras. ¡Chapó!

Una vez dicho esto os cuento cómo me fue la experiencia con la comida.

Solo íbamos dos personas y como en la carta recomiendan para 2 ó 4 personas el Pu-Pu Platter lo tuvimos que pedir. ¿En qué consiste? Este término de la comida hawaiana hace referencia a un plato en el que se incluyen diferentes tipos de comida, generalmente entrantes, que se sirve al centro de la mesa. En este caso el plato llevaba: aros de cebolla(4), samosas(2), alitas(2) y mini brochetas yakitori (4).

Como plato principal elegimos las hamburguesas “Bacon y queso” y “112 emergencias”. Respecto a la elección de esta última se debe a que soy un fan del picante y desde que vi las 3 bolas de fuego que la adornaban en la carta supe que tenía que ser mía.

Entrante: Pu-pu Platter

combo de entrantes home burger

Buena elección. Los 4 bocados que presenta este plato son bastante apetecibles nada más verlos. En la foto podéis deleitaros con el glaseado que cubre las brochetas y las alitas.

Todo iba acompañado de 3 salsas: Salsa de yogur con menta, chutney de mango y salsa barbacoa. Me soprendió gratamente ya que en este plato se arriesgan con sabores diferentes que no todo el mundo conoce y que puede resultar chocante para algunos paladares. Un juego divertido donde se aseguran, gracias a la barbacoa, que los comensales más atrevidos y los más tradicionales quedarán satisfechos.

Con las samoas, que fue lo primero que comí me lancé a probar las salas. El fallo fue que probé la de menta la última y me arrepentí de no haberlo hecho antes ya que habría untado toda.

Los aros de cebolla eran bastante correctos. Crujientes y con un sabor suave que invitaba a seguir mojando en las salsas.

Alitas y brochetas con un sabor dulzón muy similar no necesitaban ningún condimento especial. Las alitas, un poco más jugosas que las brochetas me supieron a gloria.

Hamburguesa: 112 emergencias

Hamburguesa con salsa picante

No me fío de las cartas de los restaurantes. Mejor dicho, no me fío del baremo que utilizan para medir el picante. Por lo general, en España, cuando vas a un lugar y ves tres guindillas o tres fuegos al lado de un plato significa que tiene un nivel de picante alto pero que se puede tolerar muy bien si estás acostumbrado a comer este tipo de platos.

Sin embargo con esta hamburguesa no fue así. Me la sirvieron abierta, cosa que nunca entendí porque luego resulta complicado cerrarla tú mismo pero bueno, la cierro y me dispongo a poner a prueba a la capsaicina de su interior.

Al principio es suave y sientes que te estás comiendo una buena hamburguesa. La carne es jugosa y con sabor, el tomate y la lechuga te refrescan y el pepinillo ácido le da el punto juguetón a la hamburguesa. Pero cuando la salsa 112 te toca la lengua te das cuenta de que ya es tarde para volver atrás. Ya tienes toda la boca impregnada de la salsa y por mucho que muevas la lengua o bebas de tu vaso no puedes salvarte. Solo queda mirar al frente y hacerte con la hamburguesa antes de que ella te domine.

Bocado a bocado vas paladeando lo que la deliciosa salsa 112 te permite y como si no hubiera mañana devoras la carne y las verduras. No puedes pararte a pensar dos veces el siguiente bocado. Muerdes, masticas y tragas y así todas las veces que sea necesario hasta que la hamburguesa termina.

Una vez finaliza la deliciosa batalla puedes comer la ensalada de col que por cierto se agradece mucho para rebajar el incendio que se queda en la boca y te permite seguir comiendo las patatas. Además, si tienes un huequecito, puedes probar el trozo de hamburguesa “Bacon y queso” que se ha dejado tu novia en el plato de enfrente y que aunque ya no te pueda sorprender mucho te deja ver cómo son las hamburguesas no picantes del restaurante.

Hamburguesa home burger

Valoración: Conceptos atrevidos, respeto y cuidado en la materia prima y buenas elaboraciones que no dejarán indiferente a quien acuda a probarlas. No han alcanzado a mis hamburguesas favoritas de Madrid (New York Burger) pero salí muy contento por haber sobrevivido al desafío de la 112 y por saber que, incluso en una hamburguesería, la comida te puede provocar sensaciones que no te esperas.

Comida y bebida: 8

Servicio: 8

Calidad/Precio: 8,5

Valoración global: 8,13

Imagen cabecera: homeburgerbar.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s